Petición al Parlamento Europeo en contra de las expulsiones de ciudadanos comunitarios

2 592

Miembros del 15M Bruselas presentan una queja oficial ante la Unión Europea en contra de la expulsión de ciudadanos comunitarios por parte de Bélgica.

Bélgica expulsó el pasado año a más de 2.700 europeos, de los que 323 eran españoles: la tercera nacionalidad tras rumanos y búlgaros.

  • Los demandantes consideran que las leyes belgas sobre extranjería incumplen la directiva europea en la que supuestamente se amparan
  • El escrito – presentado esta mañana ante el comité de peticiones del Parlamento Europeo- también solicita un cambio en la directiva, a la que acusa de vulnerar el principio de igualdad ante la ley

 

Bruselas, 20 de mayo 2014. Integrantes del 15M Bruselas han presentado esta mañana una queja ante la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo en contra de las expulsiones de ciudadanos comunitarios por parte del estado belga. Los demandantes solicitan al Parlamento que evalúe las leyes belgas de extranjería, ya que consideran que su redacción y aplicación vulneran la directiva comunitaria en la que supuestamente se amparan.
La petición también insta al Parlamento a reconsiderar si dicha directiva (la 2004/38) es en realidad acorde con el espíritu de la Unión. “La Directiva hace de la libre circulación un derecho condicionado, lo que vulnera el principio de igualdad ante la ley y ampara el trato discriminatorio de ciudadanos europeos emigrantes, en especial de los que provienen del sur y del este de Europa, que sufren más duramente las consecuencias de la crisis económica”, explican los firmantes. Las legislaciones nacionales creadas a partir de esta directiva “fomentan la justificación legal de la xenofobia, la desigualdad y son un duro golpe a uno de los pilares de la construcción europea”, puede leerse en la petición.
Por eso, la petición solicita “un cambio legislativo que permita adaptar el texto a la realidad europea”: “Solicitamos que se retire la exigencia de «recursos suficientes», de «seguro de salud con cobertura suficiente» y toda referencia a «ser una carga para la asistencia social» del texto de la Directiva, de manera que la norma comunitaria garantice el derecho efectivo a la libre circulación y residencia de todas las personas con ciudadanía independientemente de su condición económica”, puede leerse en ella.

El caso belga

Bélgica expulsó el pasado año a más de 2.700 europeos, de los que 323 eran españoles: la tercera nacionalidad tras rumanos y búlgaros. Aunque se trata de invitaciones a marcharse y no de repatriaciones forzosas, los afectados tienen muy difícil volver a reincorporarse al estado belga, que los marca en sus sistemas de modo que no les sea posible volver a registrarse en otra commune (ayuntamiento): es la muerte administrativa. “De hecho, la ley belga establece la prohibición de volver al país durante dos años, cuando la directiva prohíbe expresamente que a la orden de expulsión le acompañe una prohibición de entrada”, explica otra de las firmantes, también miembro del 15M Bruselas.
Y es que aunque la directiva permita las expulsiones en algunos casos, también establece límites para los estados. Por ejemplo, no pueden realizar un control sistemático sobre los extranjeros residentes en su territorio. Sin embargo, para saber a quién expulsar, el estado belga está cruzando de modo automático los datos de los extranjeros registrados en el CPAS [el organismo encargado de las ayudas sociales] con los del Office des Étrangers [la oficina de extranjería]. “Este cruce de información no sólo vulnera la propia directiva, sino también la normativa europea de tratamiento y protección de datos de carácter personal. En la práctica, además, ampara las expulsiones colectivas, expresamente prohibidas por la Carta Europea de Derechos Fundamentales”, añade otra firmante.
Las órdenes de expulsión se están produciendo con independencia del arraigo social en el país y afectan, incluso, a ciudadanos con trabajo en diversos programas de fomento la del empleo que, al ser en parte financiados por el estado, Bélgica considera como ayuda social, con lo que se da la paradoja de que se expulsa a personas que trabajan o están en búsqueda de empleo, algo que contraviene la directiva.
Con esta iniciativa, el 15M quiere denunciar la selección económica que guía las políticas migratorias de la Unión Europea y de sus estados miembros, y que busca excluir socialmente a extranjeros de dentro y fuera de Europa. “Queremos animar a las personas europeas, belgas o no, a que se sumen a la iniciativa; bien añadiendo su firma a esta petición desde la plataforma virtual del parlamento europeo, bien presentando peticiones desde otros países donde los extranjeros comunitarios estamos recibiendo un trato similar al de Bélgica. ”

  • Nota de Prensa ES 
15M Bruselas
15M Bruselas

15M Bruselas es un movimiento de ciudadanas y ciudadanos unidos en su indignación ante la situación política, económica y social actual, que consideran insostenible e injusta. El 15M Bruselas se integra dentro de Marea Granate, en el nodo Marea Granate Bruselas. Nuestra asamblea se basa en los principios innegociables e irrenunciables de apartidismo, asindicalismo y renuncia a la violencia. Las asambleas del 15M Bruselas tienen lugar cada dos semanas (habitualmente los viernes) a las 19h (verificar esta información en la página de Facebook del 15M Bruselas). Actualmente nos reunimos en el Centro Cultural PianoFabriek (Rue du Fort 35 -1060 Saint Gilles). Organizamos frecuentemente acciones, formaciones, talles, debates de actualidad donde enriquecer nuestra comunidad. Contáctanos para tener más información en:

View all contributions by 15M Bruselas

Website: http://15mbruselas.com/

Similar articles

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *