Ciutat Morta

0 216

Aquel 16 de Enero en el Ateneo Español de Zurich más de cincuenta de personas acudimos al evento organizado por Marea Granate Zurich, la reproducción del documental Ciutat Morta. Todos íbamos preparados para las verdades que se nos iban a contar esa tarde. O quizá no.

Sabíamos que veníamos a ver un documental sobre uno de los peores casos de corrupción policial, Ciutat Morta lo llaman.

Sabíamos que tendríamos la suerte de contar con la presencia de nuestra amiga Sarah Bonavia, que participó en la fase inicial de este documental y que podría responder a muchas de nuestras peguntas.

Sabíamos también que trataba sobre aquellos jóvenes “okupas” a los que torturaron en Barcelona. Y sabíamos que no debíamos traer a los niños, porque el documental iba a ser fuerte.

cartel-ciutat-morta_6Pero no veníamos preparados para darnos cuenta, una vez más, que poco o nada ha cambiado España desde que se quitó el águila de su bandera.

El 4 de Febrero de 2006 se celebraba una fiesta en un antiguo teatro okupado, fiesta que acabó con carga policial. Entre golpes de porras, empezaron a caer objetos desde la azotea. Uno de los policías que iba sin casco, quedó en coma por el impacto de una maceta. Inmediatamente después tres jóvenes sudamericanos, a pie de calle, son detenidos, gravemente torturados y privados de libertad durante 2 años esperando un juicio por un crimen que estuvieron muy lejos de cometer. Patricia Heras y Alfredo, que ni siquiera estaban en el lugar de los hechos, fueron detenidos en un hospital cercano y los acusaron del mismo delito. La única razón: su excéntrica forma de vestir, fuera de “lo normal”.

Todo se prejuzgó, se presupuso, se dio por hecho, excepto la inocencia de estos jóvenes. “Cometimos el error de confiar demasiado en la Justicia”, decía la madre de Rodrigo, uno de los jóvenes de origen chileno, que encajaba a la perfección con la imagen del enemigo, del antisistema que destruye la ciudad modélica de Barcelona. Se trataba de un “enemigo genérico” construido por la prensa y los políticos de la Barcelona que acababa de estrenar su “ordenanza de civismo”, según nos contó la propia Sarah.IMG-20160117-WA0014

Al acabar el intenso e interesante documental, sin duda muy recomendable, se originó un debate sin precedentes en la sala. El primer hombre que alzó la voz no dudó en afirmarlo “No es muy diferente a lo que se vivía con Franco”. Otros denunciaban la peligrosa connivencia de la Justicia con los Cuerpos de Seguridad, la confianza ciega en las instituciones. Pero una cosa quedó clara: el sistema falla. Y hay que cambiarlo.

Una vez más, Marea Granate había aportado ese pequeño grano de arena para crear conciencia sobre la “injusta Justicia”, valga la redundancia, que existe hoy en día en nuestro país.

Venta de Bocadillos SolidariosComo en cada evento, Marea Granate se encargó de la venta de “Solibocatas”, o bocadillos solidarios cuyas ganancias se han ido destinando a diferentes organizaciones de ayuda a refugiados e inmigrantes en situación desfavorecida, como Amnistía Internacional y Anlaufstelle Sans Papiers Zürich. Y además de económico, este “catering solidario” cada vez es más elaborado y variado.

Como siempre, Marea Granate Zürich quiere agradecer la asistencia de todos el sábado y animaros a participar en nuestros próximos eventos.

Sigamos luchando desde todas partes.

 

 

Marea Granate - Zurich

Contáctanos para tener más información en:

View all contributions by Marea Granate - Zurich

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *