Cuaderno de bitácora

2 138

Cuaderno de bitácora

El primer relato del rincón escrito en verso

.

.

.

Para alguien de pueblo,

de aquellos lares de hortaliza y jornaleros

donde killo es el apelativo a cualquiera,

también a los más respetados,

es difícil imaginar hasta qué punto,

a tan sólo tres horas de avión,

todo cambia.

Frío y gélido viento de aires grisáceos

son compañeros inseparables,

el Sol no sale cada mañana

ni se cuela cada noche.

En cambio, te presentan el agua.

Lluvia, lluvia y más lluvia.

Y tras la lluvia, la nieve.

Es así como Albión

viene tratando a sus gentes.

 

 

Cuando acaba, el petricor trae

recuerdos de nuestro hogar,

como si toda tierra empapada

tuviese un olor similar.

Despiertas, escuchas pájaros,

el viento, atípicas voces.

Imposible conocerlas,

son extrañas si la oyes.

Forjadas sobre otras lenguas,

rígenlas distintas leyes,

son historias de sus pueblos.

Voces de melancolía,

echando en falta otras patrias,

ajenas a mis recuerdos.

 

 

Tal es el día a día

desde que se toma un vuelo.

dos años ya sin mi casa,

varios meses extranjeros.

Mes a mes, año tras año

ya se marcha el viejo invierno.

Otro más sin ver a mi gente,

otro lejos de mis cielos.

Tan sólo los sueños traen

la tierra a la que pertenezco.

Familia, viejos y abuelos,

no sé si tras esta marcha

a la vuelta nos veremos;

la mayor de las angustias,

fuente de temor y miedos.

¿En que momento aceptamos

que despertar es volar

y gastar tu vida lejos?

 

 

Empezó todo en verano,

otoño frío de añoranzas.

Después, el invierno llega.

Ahora que éste se termina

y nos trae la primavera,

Lejos pierde su sentido,

de cercanía se impregna.

Tu mente, antaño traidora,

ahora acepta las dos tierras.

O tres, o las que bien vengan.

Corazones divididos

el paso del tiempo deja.

Hasta que de nuevo escuchas

la llamada de una de ellas

¿de cuál?

de la que siempre traes en sueños,

en las alegrías y penas,

la que te imprimió el acento

y tus costumbres recuerdan.

Es la llamada que dice:

Qué lejos estas, pequeño”

y el alma entonces se congela.

 

 

¡Nadie dude!

por encima de los llantos

y también de las miserias

este lugar sobre el mundo

es ahora nuestra tierra.

Aquí se ríe y se goza,

como otros ya quisieran…

Pese a estar en la distancia,

siempre sentiré que esperan

gentes en otros lugares.

Por ello, volver es presente

cuando otra aventura empieza.

 

 

Volver, tras tantas andanzas,

después de tantos tropiezos.

A veces, surgen las dudas,

de si es posible el reencuentro.

Si existirá tren o vuelo

hacia el mundo de mi sueños,

donde sea posible hallar

lo que precedió al destierro.

Si la tierra de tu mente,

la que añoras, la que sientes,

ya no existe, son recuerdos.

 

No son cosas que pasan porque sí, hay culpables. Son los que nos obligaron a tener tan magníficas vivencias, a enriquecernos en culturas distintas y a separarnos de nuestros seres queridos. Aquellos que nos echaron sin darnos la posibilidad de elegir, que siguen explotando a los que tienen bajo su yugo y que, aun estando lejos, continúan mermando nuestros derechos.

 

Alberto

Rincón Migrante
Rincón Migrante

El rincón del migrante nace para recopilar todo el material que nos llega a través de las redes sociales. Muchos de esos testimonios hablan del sentir del migrante lejos de casa: anhelos, frustraciones, rabia, esperanza... Este será vuestro rincón, para que vuestros poemas, videos, cartas, reflexiones... no caigan en el olvido. También queremos recopilar las muestras de apoyo a nuestro movimiento. Asi como recopilar imágenes de monumentos, esculturas y obras de arte dedicados a la emigración.

View all contributions by Rincón Migrante

Similar articles

2 Comments

  1. MARIA RODRIGUEZ RODRIGUEZ 01/03/2017 at 16:52

    Ole, ole y ole! Menudo arte!
    Buen trabajo!

  2. María 24/02/2017 at 8:38

    Qué bonito Alberto, muchísimas gracias por compartirlo.
    Y sí, siguen explotando a quien tienen a su alcance y nos siguen robando derechos aunque pongamos tierra de por medio.

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *