Comunicado de Marea Granate sobre la Sesión plenaria de la Comisión Constitucional 18/10/2017

0 127
El 18 de octubre de 2017, tuvo lugar la comparecencia del presidente de la Junta Electoral Central y del subsecretario de Interior con respecto a la reforma electoral, en lo tocante al voto exterior.

En el acto hubo afirmaciones que alentaron la esperanza de quienes sentimos que es hora que se nos devuelva la voz que el  voto rogado nos robó, pero también hubo otras afirmaciones que despertaron la sospecha, la zozobra y el malestar. Los dos puntos temas candentes de las intervenciones fueron la derogación o no del ruego y la implementación o no del voto electrónico.

Marea Granate expresa una vez más su preocupación por un horizonte en el que se asoma el sempiterno ruego, sentado tranquilamente en el sillón que se le otorga. En cualquiera de sus estados, en diferido, en prolongado, en telemático. Ninguno de los parches que se le apliquen será suficiente para acabar con la esencia del problema:  que no es solo un factor desmotivador, que lo es, a la vista de las evidencias, y no por culpa de correos, ni por culpa de que la gente no esté informada. El ruego, en cualquiera de sus modalidades y extensiones es indigno, porque hace parecer que ese derecho fundamental de la democracia, recogido para la diáspora española en el artículo 68.5 de la sacra Constitución, no nos es inherente, sino que nos es condicional, se nos presta por caridad si lo pedimos bien cada vez o cada diez años: los derechos no se ruegan, porque eso significaría que no se tienen de antemano.

El mal funcionamiento de correos (de los demás, por ende) o un censo poluto no pueden ser la excusa para mantener el ruego en cualquiera de sus modalidades o extensiones, para limpiar el censo hay que recurrir a otras medidas y la utilización del ruego lejos de las oficinas de correos, en su modalidad telemática, no ha supuesto ninguna ventaja significativa en la participación electoral exterior.

Se mencionó que España no mantiene la exclusiva del voto rogado, ya que éste se utiliza en otros lugares del mundo. Lo que no se mencionó fueron los índices de participación que se reflejan en estos casos; y no es un secreto que son tanto extraordinariamente bajos como sesgados. Mucho se ha escrito sobre el efecto del ruego de voto en USA (voter registration), no solo en términos de cantidad sino también de sesgo participativo, dejando fuera a sectores de un perfil concreto.

El Partido Popular mostró su cara más oscura y tan tristemente poco seria al recurrir al departamento de lingüística y tergiversación de conceptos para recortar derechos civiles. Argüir que sería un agravio jurídico derogar el ruego del voto para los residentes en el extranjero mientras este se mantiene para quienes desean votar por correo desde España, significa confundir conceptos jurídicos esencialmente diferentes: el ruego del mismísimo derecho al voto es diferente de la solicitud de utilización de una plataforma concreta. Así, mientras los españoles en el extranjero ruegan por el propio derecho a votar (en cualquiera de las plataformas disponibles, sea por correo o en urna en su consulado correspondiente), quienes residen en territorio español no ruegan el voto, puesto que el derecho a ejercerlo es inherente a su condición: pueden votar en una urna a unos metros de su casa el día de las elecciones y no han de solicitarlo previamente, la solicitud únicamente tiene lugar cuando van a ejercer su derecho por una vía alternativa a la habitual. Hemos oído al PP prometer la derogación del ruego del voto tantas veces como le hemos oído desdecirse: las intenciones quedan aclaradas, pues, de una vez por todas. 

Sin embargo, queremos creer que la vehemente defensa del Presidente de la Junta Electoral sobre la legitimidad del voto exterior (ante las dudas del señor Legarda, PNV) no sólo nos conmovió sino que nos da esperanzas de una verdadera voluntad de reformar la ley para amparar y promover nuestro legítimo derecho a la participación en la vida democrática de ese que continua siendo nuestro país.

Nos congratula observar que las sondas de alarma que se han lanzado desde Marea Granate con respecto al voto electrónico han surtido efecto, si bien parcial. Nos preocupa, no obstante, que la Junta Electoral Central mantenga aún la posibilidad abierta, ya que abrazar este medio no supone devolver el voto a los electores en el extranjero, sino regalárselo al mejor postor con medios para flanquear las inevitables fallas de seguridad que han provocado la retirada en masa de una gran mayoría de países, como puede leerse en nuestro artículo http://mareagranate.org/2016/05/voto-electronico-falso-remedio/ y en las actualizaciones que proporciona la prensa al respecto. Desde Marea Granate aplaudimos la mención de la necesidad de mantener los procesos electorales en la esfera de lo público, algo fundamentalmente democrático y esencial para la confianza en la misma. Es necesario señalar, también, que la modalidad propuesta por el presidente de la Junta Electoral Central, entendemos, no es voto por internet (esto es, desde cualquier dispositivo) sino electrónico, con la colocación de urnas electrónicas en recintos consulares, lo que, dado que uno de los problemas fundamentales de abstención de la diáspora es la falta de accesibilidad consular, tanto por horario como por distancia, no resuelve el problema. Y por último, es necesario señalar que se apunta el ahorro económico como una ventaja, pero dado que el voto electrónico no sustituiría al voto en papel, sería un gasto que habría que sumar al ya presupuestado para el método tradicional de emisión de votos. Un gasto que no es baladí. Por poner un ejemplo, México gastó aproximadamente 30 millones de euros para un millón de electores.  

Somos conscientes de que las limitaciones y los retos no son de fácil solución. Somos conscientes también de la problemática a tratar es diversa, puesto que afecta a realidades muy distintas, y sin embargo, Marea Granate ha acumulado un vasto conocimiento de la problemática a lo largo de su andadura en el área de voto exterior. Hacemos pues, un llamamiento, una vez más, a que se nos invite a comparecer en esta subcomisión en calidad de expertos. Porque es fundamental que se oigan nuestras voces para que se demuestre que nuestra democracia es lo suficientemente madura como para escuchar las voces de la sociedad civil. Que eso de Habla, pueblo, habla no se quede en el bonito nombre de una exposición artística en las afueras del congreso de los diputados.

(Vídeo completo de la sesión de la Comisión: https://www.youtube.com/watch?v=LLBgzyGqq_A)

GT Voto
GT Voto


El Grupo de Trabajo del Voto, formado por integrantes de diversos nodos, comienza su actividad como respuesta a la falta de información existente sobre cómo votar desde el extranjero de cara a las Elecciones Europeas de 2014.

Llevamos más de un año empollando la legislación, escribiendo a consulados y embajadas de todo el mundo, denunciando irregularidades, facilitando información de plazos y procedimientos, haciendo el trabajo que las instituciones no hacen, respondiendo a un sinfín de consultas diarias y exigiendo a la Administración información clara sobre el proceso y la supresión del voto rogado.

Por todo ello, hoy Marea Granate es un referente en la denuncia del Voto Robado, así como en informar sobre cómo rogar eso que hasta 2010 era un derecho.

GT Voto
Marea Granate

View all contributions by GT Voto

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *