Comunicado de Femigrantxs tras la sentencia judicial por el caso de “la Manada”

0 22

Desde FeMiGrantxs repudiamos la sentencia judicial por el caso de la Manada que no reconoce que hubo violación grupal el 7 de julio de 2016, cuando los hechos probados (lean si lo desean las páginas 16 y 17 de la sentencia) muestran que los cinco hombres forzaron a C. a entrar con ella en el portal de la casa, la desnudaron parcialmente, la acorralaron, la sometieron, mantuvieron relaciones con ella sin usar preservativo, la privaron de su derecho a la intimidad grabando con un móvil la violación, le robaron el móvil y la dejaron tirada en el suelo del portal, sola y en estado de shock.

Casi dos años después de los hechos y cinco meses después del juicio, los magistrados han decidido que no se trató de un caso de violación, sino de un “abuso” y un representante de la acusación sigue sosteniendo que hubo consentimiento (¡o incluso disfrute!) por parte de la víctima. Los tribunales están sentando un gravísimo precedente: el mensaje es terrible, si te resistes, te matan, si no lo haces, no te creen.

Porque consideramos que este es un caso flagrante de violencia contra las mujeres, no solo contra C., sino contra todas las mujeres, y no solo por la agresión sexual no consentida, sino por el tratamiento posterior de algunos medios de comunicación que no creyeron a la víctima y de una justicia patriarcal y ciega que no reconoce los hechos ni el daño causado y porque somos conscientes de que lo que le pasó a C. podría pasarnos a cualquiera de nosotras, desde FeMiGrantxs nos mostramos completamente en desacuerdo con este dictamen judicial y exigimos justicia auténtica y reconocimiento para la víctima.

Además, este caso pone de manifiesto el machismo que impregna nuestra sociedad y nuestro sistema, incluido el código penal. La violación y el abuso sexual son los únicos delitos en los que se pone en tela de juicio la actitud de la víctima. A nadie se le ocurriría eximir a un ladrón o a un asesino porque su víctima se lo hubiese pasado bien durante el robo o el homicidio. Nuestro país tiene un problema muy grave si permite que lo que hizo La Manada y lo que tantos hombres han hecho contra las mujeres se pueda interpretar como un hecho no violento por un juez misógino. También nos parece relevante destacar que entre los violadores hubiese un militar y un policía. Personas así no son dignas de ostentar profesiones que se suponen dirigidas a proteger a la ciudadanía.

Exigimos inversión en educación sexual, que se modifiquen las leyes patriarcales y que los jueces reciban una formación adecuada en violencia de género para que estos hechos y esta injusticia no vuelvan a repetirse.

La reacción que hemos visto en las calles, por otro lado, nos demuestra que las mujeres no vamos a rendirnos. La rabia nos servirá para seguir luchando y exigiendo que se nos respete como seres humanos. Esto ya no hay quien lo pare. Feminismo o barbarie.

GT Feminismos
GT Feminismos

View all contributions by GT Feminismos

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *