Un año más de emigración, un año más de subestimación #cifrasINExactas17

0 110

Un año más de emigración, un año más de subestimación

Marea Granate vuelve a denunciar las cifras INExactas

 

Ante las (infra)estimaciones de las cifras migratorias publicadas hoy por el INE, desde Marea Granate hemos querido contrastar, un año más, las estadísticas oficiales españolas con las de nuestros países de acogida, y evidenciar la falta de rigor de los análisis que se efectúan desde nuestro país.

 

Basándonos en datos de Inglaterra (NIN, National Insurance Number), Irlanda (PPSN, Personal Public Service Number) y Alemania (Destatis, Oficina Federal de Estadística Alemana) podemos ver cómo el número de nuevas inscripciones entre los registros consulares (PERE) y los registros locales sigue en clara disonancia. Este desfase se acumula año tras año, mostrando que la magnitud de la ola migratoria es mucho mayor que la estimada por las cifras que ofrece el Instituto Nacional de Estadística español (INE). En concreto, las nuevas inscripciones en Inglaterra según cifras locales, triplicaron las cifras arrojadas por el INE, mientras que en Irlanda son 8 veces mayores y, en el caso de Alemania, algo más del doble.

Un análisis exhaustivo del PERE desde el 2009 muestra incrementos importantes en el ritmo de inscripciones en los años: 2011 y 2016. Asimismo, las inscripciones consulares fueron muy numerosas en 2014 y 2015, bajando este pasado año 2017. No es casualidad que los picos del PERE coincidan con años de elecciones generales (2011 y 2016) y sean altos durante el ciclo electoral (2014 y 2015).

De hecho, datos previos recogidos por nuestro colectivo muestran que la principal motivación para inscribirse en los consulados es poder ejercer el derecho al voto desde el exterior. Otros motivos por los que se suele declinar el registro en muchos casos son la frecuente la lejanía de los consulados, las pocas facilidades burocráticas (no se permiten inscripciones a distancia en la mayoría de los casos y los horarios son muy restrictivos) y la pérdida de derechos asociada al registro consular (sanidad o vivienda).

 

 

 

 

 

 

 

Con este contexto, sorprende cómo una variable: la de los registros consulares, con un sesgo importante (+/- treinta mil inscripciones según año electoral) se utiliza año tras año, para elaborar análisis estadísticos de flujos y saldos migratorios, sin contrastar con otro tipo de estadísticas. Más aún cuando sucesivos estudios del CSIC, del Injuve o nuestros (https://mareagranate.org/2015/06/el-gobierno-minimiza-deliberadamente-los-datos-de-la-emigracion-espanola/  y https://mareagranate.org/2017/06/espana-pierde-al-ano-equivalente-ciudades-soria-teruel-la-emigracion/), han demostrado este desfase y señalado fuentes alternativas y públicas que podrían consultarse para corregir y obtener cifras más realistas.

 

Todo lo contrario, estas disminuciones en los saldos migratorios (que a pesar de todo siguen siendo, año tras año, negativos) se están utilizando políticamente para alentar el discurso de la recuperación económica y del retorno de la emigración. Siguiendo este discurso falsamente triunfalista se han multiplicado los planes de retorno de las administraciones públicas, que son totalmente incoherentes con la realidad social migratoria y, desde nuestro punto de vista, solo son un mero objetivo electoralista.

Curiosamente, los primeros estudios científicos sobre el fenómeno migratorio actual y el posible retorno señalan que este último podría estar sobre todo ligado al regreso a España de los emigrantes económicos de los años 60. Las cifras desglosadas por el momento de países como Francia, Reino Unido y Alemania así lo evidencian.

https://www.tandfonline.com/doi/full/10.1080/13608746.2017.1413051

Por otro lado, muchos parámetros indican que la emigración sigue siendo importante y cronificada, alentada por un marco laboral de precariedad y desempleo: una reciente encuesta revela que el 64% de los jóvenes desempleados están dispuestos a emigrar para encontrar un empleo, y que un 50% del total de población joven se plantea su futuro fuera de nuestro país. El análisis demográfico de España es, al mismo tiempo, desalentador, con caídas de la natalidad y la fecundidad importantes y un envejecimiento progresivo de la población unido a una de las esperanzas de vida más altas del mundo. En 2017, el número de fallecimientos en el Estado Español superó al de nacimientos, dando un preocupante saldo vegetativo negativo. Esta cifra contrasta con la de nacimiento de españoles el exterior, aunque el INE ya no proporcione este dato (denominando “movimiento natural de la población en el extranjero”) desde 2004.

 

En resumen, la población española sigue envejeciendo y disminuyendo, muchas personas seguimos emigrando y creando familias en el exterior, pero estos datos no quedan reflejados en las estadísticas del Instituto Nacional de Estadística.

 

Por todos estos motivos, en Marea Granate reclamamos, una vez más, un estudio adecuado y pormenorizado de la emigración española, tanto de su magnitud como de su realidad social, y unas políticas públicas acordes a estos estudios, basadas en evidencias reales. Las estadísticas de migraciones del INE no pueden seguir basándose, año tras año, en un parámetro (las inscripciones consulares) que ha demostrado ser totalmente insuficiente. Es necesario comparar, cotejar fuentes y corregir cifras, más aún cuando las políticas públicas destinadas a la emigración dependen de ello.

 

Nota de prensa enviada a medios:

NdP_26.06.2018

Fuentes de los datos de emigración:

Reino Unido: https://www.gov.uk/government/statistics/national-insurance-number-allocations-to-adult-overseas-nationals-to-december-2017

Irlanda: https://www.welfare.ie/en/downloads/ppsn_all_month17.pdf

Alemania: https://www.destatis.de/DE/Publikationen/Thematisch/Bevoelkerung/MigrationIntegration/AuslaendBevoelkerung2010200177004.pdf

 

Marea Granate
Marea Granate

View all contributions by Marea Granate

Similar articles

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *