Rincón Migrante
Rincón Migrante

El Rincón Migrante nace para recopilar todo el material que nos llega a través de las redes sociales.
Muchos de esos testimonios hablan del sentir del migrante lejos de casa: anhelos, frustraciones, rabia, esperanza…
Este será vuestro rincón, para que vuestros poemas, vídeos, cartas, reflexiones… no caigan en el olvido.
También queremos recopilar las muestras de apoyo a nuestro movimiento. Así como recopilar imágenes de monumentos, esculturas y obras de arte dedicados a la emigración.
Marea Granate no se responsabiliza de las opiniones contenidas en los relatos publicados en el Rincón Migrante, que son particulares de quienes los han escrito.

View all contributions by Rincón Migrante

Similar articles

4 Comments

  1. MPaz Gallart 21/11/2017 at 11:47

    Nuria, emigrar es duro a cualquier edad. Como bien dice Diana Vilar, los efectos psicológicos no están ligados a la edad. Yo me vi obligada a irme con 29: cuatro años en paro, aún en casa de mis padres, separada de mi pareja (no teníamos posibilidad de hacer vida juntos), sintiéndome fracasada laboral y psicológicamente. Crecí con las frases de « Estudia para ser alguien », « Estudia para tener un futuro » y más del estilo, tras un módulo y una carrera universitaria, ni hubo futuro, ni fui alguien, una parada más junto a millones de españoles. Me vine destrozada, sin conocer apenas el idioma, dejando familia y pareja detrás, sin saber qué iba a ser de mi y si volvería algún día a casa. Te aseguro que mi primera noche aquí no se la deseo a nadie, me pase la noche llorando sin poder dormir. Después de cuatro años sigo aquí, mi vida se ha medio estabilizado, pero te aseguro que tras muchas lágrimas, sudor y perseverancia, como todos los que se ven obligados a emigrar. Entiendo la emoción que quieres describir, pero para sentir que has fracasado o no tienes nada, no hace falta tener 40 años; a mi generación ni nos dieron la posibilidad de intentarlo. De una emigrada a otra, apoyémonos, es suficientemente duro lo que tenemos que pasar cada día. Y estoy contigo, no siento que me fui porque quise, me siento expulsada, exiliada… Y eso es lo más triste.

  2. Elemigrar 27/09/2017 at 3:20

    Mis padres tienen mas de 50 años y son medicos, les comente que queria emigrar y ellos me dijeron que tambien lo harian hacia el pais que yo eligiera, que piensan ustedes de emigrar a esa edad?

  3. A. Ramos 07/08/2017 at 12:59

    Muy bien expresado… muy acertado… y doloroso… ¡Ánimo! (de parte de una emigrada de 37 tacos que ya había vivido fuera en otras ocasiones pero sí, cuando uno/a se va porque se siente expulsada, todo es un pelín mas grisecillo…). Al final todo suma y la vida es una carrera de fondo… y no sabemos dónde acabaremos… pero disfrutemos allá donde estemos! Un abrazo.

  4. Diana Vilar 06/08/2017 at 14:30

    Como migrante empatizo con las emociones y vivencias que describe este articulo, con el valor que tienen sus reflexiones. No obstante, desde otro punto de vista, los efectos psicológicos de la migración no necesariamente están ligados a la edad, lo que tiene un mayor peso son las condiciones en las que se produce esa migración, que colocan a la persona en una situación de mayor o menor vulnerabilidad social que y aunque las condiciones sean óptimas puede haber sufrimiento porque este depende en buena parte de la percepción y del apego a una serie de creencias y expectativas sobre « cómo debe ser la vida », y dicha percepción varía de una persona a otra, de un grupo social a otro, de una cultura a otra.

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *