Una de tantas, una de demasiadas

5 276

Désolé, cet article est seulement disponible en Espagnol Européen.

Rincón Migrante
Rincón Migrante

El Rincón Migrante nace para recopilar todo el material que nos llega a través de las redes sociales.
Muchos de esos testimonios hablan del sentir del migrante lejos de casa: anhelos, frustraciones, rabia, esperanza…
Este será vuestro rincón, para que vuestros poemas, vídeos, cartas, reflexiones… no caigan en el olvido.
También queremos recopilar las muestras de apoyo a nuestro movimiento. Así como recopilar imágenes de monumentos, esculturas y obras de arte dedicados a la emigración.
Marea Granate no se responsabiliza de las opiniones contenidas en los relatos publicados en el Rincón Migrante, que son particulares de quienes los han escrito.

View all contributions by Rincón Migrante

Similar articles

5 Comments

  1. mIgrante UK 19/11/2017 at 18:15

    Gracias por compartir tu relato Rocío. Me siento muy identificada. Desgraciadamente, somos demasiadas. Seguiremos buscando nuestro sitio, dignidad y libertad, por difícil que sea, dentro del contexto sociocultural que nos ha tocado vivir, sabiendo además que no estamos solas en el camino.

  2. Andrés 18/11/2017 at 16:18

    Estupendo relato, Rocío! Gracias por compartirlo.

  3. Lector molesto 18/11/2017 at 8:42

    El privilegio de los contactos, del dinero, del género (masculino)…
    Ahí he dejado de leer. Lo siento pero comparar a los hombres con los ricos o los tejemanejes de la alta sociedad…. como si los hombres lo tuviesemos fácil y no pasasemos por penurias. Aquí estamos todos juntos o deberíamos. Se acabó ya el culpar al género másculino per se.

    • Andrés 18/11/2017 at 16:52

      Pues te recomiendo que sigas leyendo donde lo has dejado, Lector Incómodo.
      Porque justo en la siguiente frase, la autora reconoce los privilegios de los que sí goza (blanca, heterosexual, y cuerpo normativo).
      Tú crees que Rocío reconociendo esas condiciones propias se está culpabilizando por ello? Yo no.
      No está mal ser blanco, está mal que perpetuemos directa o indirectamente las ventajas que ello nos supone, discriminando a las personas racializadas.
      Pues lo mismo con el género. Nadie nos ataca por ser hombres, se ataca el sistema que permite que ser hombre sea más fácil que ser mujer.
      En cuanto a hombre, cis, hetero, blanco, ciudadano comunitario, etc…creo que pertenecer a un grupo socialmente privilegiado no quiere decir tener la vida solucionada, o no sufrir otras discriminaciones o situaciones. Pero lo que para mí no tiene sentido es negar los privilegios comparativos que el sistema nos brinda (o nos impone). A veces es difícil reconocerlos, y aún más lo es renunciar a ellos. Pero seguro que intentarlo es un buen camino. De vida, quiero decir.

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *