En defensa del voto en papel: Los superpoderes de la sencillez como arma democrática

0 88

¿Qué hubiera pasado en Estados Unidos si no hubiese habido papeletas que contar? Solo el voto en papel ha permitido presentar con contundencia los resultados de las elecciones y han logrado dar al sistema las herramientas necesarias para retirar a Trump del poder. La experiencia reciente muestra las dificultades, y si se quiere, la imposibilidad, de resolver las disputas cuando se usa el voto electrónico. Casos que llevan años en litigio, o incluso, como en el caso de Florida, que se ha abandonado directamente. El voto electrónico no es solo un peligro para el elector exterior, lo es para la democracia.

La contundencia de la sencillez como arma democrática

Se dice que la toma de posesión de Joe Biden ha sido un triunfo de la democracia frente a los intentos desesperados de un presidente con ansias totalitarias. Esto ha sido así, en gran parte, gracias al mantenimiento de uno de los mecanismos de control más fuertes de la democracia: el voto en papel. La democracia es, en sí, un sistema político frágil, lo es intrínsecamente. Los tiempos que corren lo demuestran sobradamente: la sombra del totalitarismo es cada vez más palpable, y se hace más evidente la urgencia por preservar aquellos puntos que nos salvan de caer en regímenes totalitarios.

Trump se ha mostrado dispuesto a utilizar todos los medios a  su alcance para aferrarse a un poder que, en un estado democrático, ya no le correspondía. Llevaba meses desvelando sus tácticas, en línea con su manera de proceder a lo largo del mandato: acusando de fraude lo que sabía que sería su flanco débil: el voto por correo —un argumento que, por cierto, nos resulta familiar. Llegado el día de las elecciones, el ya ex mandatario norteamericano no se salió del guion al que nos tenía acostumbrados; estiró los litigios en tribunales y redes sociales acusando un supuesto fraude electoral en los estados cuyos resultados le eran desfavorables. Y lo hizo hasta límites que iban más allá de la cordura. Pero Trump no contaba con una de las pocas armas fuertes que posee la democracia para defenderse de los ataques de sujetos como él: la sencillez del escrutinio del voto de papel, lo que permite la vigilancia de multitud de ojos. Cualquiera puede ser testigo directo y comprender el funcionamiento y hasta la limpieza del procedimiento. A día de hoy, tal como indicamos en en nuestro artículo, lo grave ya no es solo que nadie pueda decir a ciencia cierta que el sentido de un voto electrónico no haya sido alterado, es que ni siquiera entendemos cómo funciona el procedimiento, hay solo un puñado de personas en el mundo que lo entienden. De implementarlo, nos quedaríamos sin todos los ojos que pueden vigilar y vigilan la validez del resultado de las elecciones.

Discordancias resueltas con rapidez gracias al voto en papel

Véase lo que ocurrió en las elecciones del 26M, donde hubo graves discordancias que solo pudieron ser resueltas por la existencia de las actas, resultado de que muchos testigos vieron cómo se contaron los votos y certificaron la veracidad de los resultados.

Quienes aseguran que es tan sencillo hacer trampas con el voto de papel como con el electrónico evidencian no haber estado nunca presentes en ningún escrutinio. De haberlo hecho, hubieran observado cómo ciudadanos elegidos al azar,  apoderados de los diversos partidos políticos certifican los resultados de las elecciones en tal colegio electoral. Por si esto fuera poco, cualquier persona que lo desee, puede presenciar el acto y comprobar con sus ojos, que las actas reflejan con exactitud los votos que fueron depositados en las urnas. Y para hacerlo no necesita más que una habilidad: saber contar. Estas actas son sometidas una segunda vez a la estrecha vigilancia de apoderados de los partidos políticos, juez, representante de la Junta Electoral, de la Oficina del Censo y, de nuevo, cualquier ciudadano que quiera ser testigo del procedimiento. 

La sencillez, porque solo requiere la habilidad de contar, y la impepinabilidad de esta garantía de respeto al resultado democrático han hecho posible la retirada de Trump del poder.

Discordancias sin resolver cuando se usa voto electrónico

No ha sido así en otros procedimientos en los que se utilizó el voto electrónico de manera exclusiva: se recordará el caso más sonado, el de las primarias de Ciudadanos, cuyos resultados, a pesar de estar bajo más que fundadas sospechas de fraude, aún continúan en litigio en los tribunales más de un año después. No solo eso, sino que quienes cuestionaron lo resultados fueron perseguidos, como ha ocurrido en otros casos que ya relatamos en nuestro artículo 

En las elecciones a la Cámara de Comercio catalana de mayo de 2019  en las que solo se permitió el voto electrónico, las sospechas de fraude  aún continuaban sin disiparse en diciembre de 2020 .

Fraude sin rastro en voto electrónico

Es necesario recordar que los científicos continúan demostrando que es posible alterar el sentido del voto electrónico sin dejar rastro, tal como escribimos en nuestro ya mencionado artículo o que los informáticos de Podemos admitieron ante un juez que el voto electrónico es manipulable   o el caso suizo, donde una sola persona podía cambiar, sin dejar rastro, todos los votos emitidos

Invalidación de una supuesta ventaja práctica, que no es tal

Los argumentos expuestos invalidan cualquier consideración sobre la posible y no poco dudosa practicidad del voto electrónico. Porque cuando se habla de usar el voto electrónico en tiempos de pandemia, en lo que se piensa es en el I-voting, votar desde casa. Este método es extremadamente vulnerable, porque no hay ninguna institución que pudiera garantizar que nuestro ordenador o teléfono no haya sido intervenido desde fuera, y que, así, el sentido de nuestro voto es manipulable en cualquier momento y sin dejar rastro.  Es ilustrativo el ejemplo del caso de Estonia, único país que ha utilizado este tipo de votación de forma masiva, y que  tal como señalaron los científicos independientes en su informe, las  investigaciones revelaron serios compromismos de seguridad: Independent security researcher Harri Hursti, who observed operations in the election data center during October 2013, said there were numerous security lapses.

Así pues, no supone una solución, sea en tiempos de pandemia como en el caso del voto exterior, porque, descartado el sistema de voto desde cualquier dispositivo por su enorme vulnerabilidad, en todo caso el procedimiento exigiría desplazarse a los puntos de emplazamiento de las urnas electrónicas: en colegios electorales o consulados, lo cual nos devolvería a los problemas de aglomeración o lejanía del consulado.

En términos económicos, los costes de la implementación del voto electrónico son desorbitados, por ejemplo, en las elecciones de la Cámara de Comercio catalanas, solo en costes iniciales se presupuestaron 350,000 euros.

Comprenderán ustedes que nuestra oposición al voto electrónico no es por gusto —qué más quisiéramos que poder burlar las barreras de los enclenques plazos que nos deparó la reforma de la LOREG— y, desde luego, no se limita a su aplicación al voto exterior, nos oponemos a su uso en términos absolutos, puesto que supone un peligro para la democracia. El poder de la sencillez del papel  es un arma democrática contundente que no deberíamos descuidar, menos aún en los tiempos que corren. 

GT Voto


El Grupo de Trabajo del Voto, formado por integrantes de diversos nodos, comienza su actividad como respuesta a la falta de información existente sobre cómo votar desde el extranjero de cara a las Elecciones Europeas de 2014.

Llevamos más de un año empollando la legislación, escribiendo a consulados y embajadas de todo el mundo, denunciando irregularidades, facilitando información de plazos y procedimientos, haciendo el trabajo que las instituciones no hacen, respondiendo a un sinfín de consultas diarias y exigiendo a la Administración información clara sobre el proceso y la supresión del voto rogado.

Por todo ello, hoy Marea Granate es un referente en la denuncia del Voto Robado, así como en informar sobre cómo rogar eso que hasta 2010 era un derecho.

GT Voto
Marea Granate

View all contributions by GT Voto

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *